No se puede esperar 12 años para tener un hijo

Hace 18 Galicia vivió la fortuna de un bum que hizo posible que nuestros hijos llegasen de diversas partes del mundo


No se puede esperar 12 años para tener un hijo, pero ese es el tiempo que muchas familias han aguantado para adoptar uno. Años de incertidumbre, de deseos, de fracasos y de agotamiento. Ninguna persona que quiera ser madre o padre es la misma después de doce años, ni un niño puede soportar esa desazón de saber si algún día formará parte de una familia. Hace 18, cuando se abrió la posibilidad de la adopción internacional, Galicia vivió la fortuna de un bum que hizo posible que nuestros hijos llegasen de diversas partes del mundo: de México, de Etiopía, de Vietnam, de Bulgaria, de Rusia, de China... Porque en nuestro país era muy difícil adoptar. Hoy es imposible, aquí y fuera. Se ha atascado una vía que favorecía la oportunidad de abrazar la ilusión de tener hijos sin necesidad de alquilar un vientre. ¿Para qué? 

Nuestros hijos no llegaron de París, sino de mucho más lejos, y hasta allí nos fuimos a buscarlos en un proceso que agilizaba un futuro y una vida que ninguno se quería perder. No puedo imaginarme lo que hubiera sido de nosotros si tuviésemos que haber esperado 12 años, ni quiero imaginarme qué hubiera sido de nosotras sin ese primer colo en Etiopía. Ojalá todas esas familias que saben que los hijos nacen del corazón puedan abrazarlos algún día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

No se puede esperar 12 años para tener un hijo