Eólica: oportunidad para Galicia


Hace ya más de 30 años de la inauguración del primer parque eólico gallego en Estaca de Bares, y casi 20 del primer parque de Norvento. Hoy, Galicia contribuye con el 15 % de la eólica instalada en el territorio nacional. Tras recortes, problemas en los concursos que regulaban la concesión de permisos, y dificultades para optimizar la operación de nuestros parques, hemos salido al extranjero a buscar negocio e incluso algunos apostamos por tecnología propia entrando en el diseño y la fabricación de aerogeneradores de media potencia. Así, el camino recorrido por la industria eólica nos permite pensar en ella como elemento tractor de la economía gallega del futuro.

Durante el 2019 se instalarán unos 500 megavatios eólicos adicionales en Galicia, aumentando la capacidad instalada en un 15 % y quedando cerca de los 4.000 megavatios. Sólo la explotación de esa capacidad tendrá un peso en la economía gallega de alrededor del 1 % del PIB. Además, la fase de construcción de los nuevos parques, incluyendo la promoción, la ingeniería, la fabricación de equipos y la instalación, conlleva del orden de 7.500 empleos-año. Una gran parte de ellos recaen en Galicia, como prueban las decenas de ingenieros y técnicos especialistas que forman el equipo de Norvento. Además, la operación de los nuevos proyectos de la compañía llevará asociada la creación de 150 puestos de trabajo que se prolongarán durante los 25 años de vida que tienen por delante.

Existen además otros beneficios económicos. La construcción dejará en el conjunto de los municipios que acogen los nuevos parques del orden de 12 millones de euros durante este año en términos de tasas municipales e ICIO (impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras). Los municipios recibirán adicionalmente ingresos por los impuestos de bienes e inmuebles y de actividades económicas, que reportarán en su conjunto alrededor de 2 millones de euros al año durante los próximos 25 años. Además, el canon eólico, recaudado por la Xunta de Galicia e invertido en los municipios afectados por los proyectos, supondrá del orden de 12 millones de euros repartidos a lo largo de la vida de los parques.

Pero pensemos en el largo plazo, en el que debemos conseguir una economía más moderna, con un mayor componente tecnológico. Nuestros proyectos llevan asociados planes industriales a los que nos hemos comprometido, que sirven para fijar empleo de calidad en nuestra región. Ejemplos de la realidad industrial local son las plantas ubicadas en Galicia de Vestas, Gamesa, GRI, Navantia -que trabaja en eólica marina- y otras empresas que hemos crecido y estamos haciendo ingeniería, fabricación de tecnología y operación y mantenimiento destinados al extranjero.

Nos encontramos ante un marco de oportunidad inmejorable para la industria gallega y para el conjunto de la ciudadanía, y esperamos seguir contribuyendo al bienestar de la sociedad de la que somos parte, y a que Galicia sea líder en la transición energética. Necesitaremos el compromiso de las administraciones públicas y de nuestros conciudadanos para que Galicia continúe estando en vanguardia. Sintámonos orgullosos de lo recorrido y energizados, en buena parte por el viento, para aprovechar nuestro potencial.

Por Pablo Fernández Castro Presidente de Norvento

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Eólica: oportunidad para Galicia