Trampeo de «Vespa velutina»

Xesús Feás LÍNEA ABIERTA

OPINIÓN

La comunidad científica pone acento en el riesgo de generalizar prácticas de trampeo sin ningún control, llevadas a cabo por personal no cualificado y sin un análisis posterior

19 feb 2019 . Actualizado a las 11:09 h.

Ser científicamente más cultos, nos hace más capaces y menos manipulables. La información proporcionada sobre la Vespa velutina debe ser: correcta, relevante, accesible, efectiva y basada en la evidencia científica. La sociedad necesita científicos que bajen a la calle, la pateen explicando, sorprendiendo y entusiasmando.

Atendiendo al ciclo biológico de la Vespa velutina, la captura de reinas fundadoras que en temporada primaveral comienzan la construcción de sus nidos embrionarios se manifiesta a priori como una medida ‘efectiva’ para el control poblacional de la especie invasora y sus posteriores efectos deletereos en la biodiversidad. Eliminada la reina de Vespa velutina, la colonia incipiente no llegará a término, evitando la progresión de la especie. Lo que se denomina «trampeo primaveral» debe ser lo más específico posible, para evitar que otros insectos presentes en la naturaleza sean capturados.

Así, la comunidad científica pone acento en el riesgo de generalizar prácticas de trampeo sin ningún control, llevadas a cabo por personal no cualificado y sin un análisis posterior a corto, medio y/o largo plazo de su eficacia o impacto en el control de la expansión de la Vespa velutina. Es más, los trabajos científicos publicados al respecto del trampeo primaveral concluyen y lo muestran como ineficaz, con una baja tasa de captura de Vespa velutina, sobre el total de otros insectos capturados en las trampas. Los estudios muestran que el trampeo primaveral de reinas es ineficiente como método para limitar la distribución de la población de Vespa velutina.