Cristiano Ronaldo: la sonrisa del delito


En este crimen fiscal no hay cuerpo del delito, hay sonrisa del delito. Que se actualice ya el Código Penal para añadir esta mueca de futbolista y evasor fiscal confeso. Podemos imaginarnos las horas previas: Cristiano mirándose en el espejo -«Eres el evasor fiscal más hermoso»-. Un sirviente repasando cejas y colmillos con hilo dental. Cristiano probándose trajes y relojes para el gran momento. Luego, el pasillo gris de la Audiencia de Madrid transformado en alfombra roja, en Mi gran boda griega, junto a su mujer cuché, a punto de firmar la pena pactada: 23 meses y 18,8 millones. Cristiano (son)riéndose de la Justicia. Sí, «todo perfecto». Pero no hay dentadura blanqueada que maquille lo que este futuro exfutbolista nos enseñó ayer: si te lo propones, puedes llegar a ser tan rico de dinero como obscenamente pobre de todo lo demás.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Cristiano Ronaldo: la sonrisa del delito