«Telepasión» busca público


Cada vez que llega la Navidad, las cadenas de televisión ponen el piloto automático y tiran millas hasta que lleguen los estrenos de enero. Los espacios habituales se toman un descanso porque el público suele tener demasiadas distracciones en la vida real como para mantener la fidelidad programada desde el otro lado de la pantalla. En esa velocidad de crucero, la oferta generalista repite sus rutinas y depara pocos motivos para la sorpresa.

La cadena que más empeño pone en ofrecer una programación diferenciada, más allá de las baterías de películas, es, igual que en los viejos tiempos, Televisión Española. Para empezar, estrena MasterChef Junior, el único gran formato puramente navideño que logra audiencias homologables con los éxitos del año. Fuera de eso, TVE sigue repitiendo año tras año especiales como Telepasión, que pronto cumplirá tres décadas desde que se emitió por primera vez y, entonces sí, revolucionó la imagen que el espectador tenía de los rostros de la tele en una época de cadena única. Tanto tiempo después, Telepasión se asemeja a una función escolar arropada por un enorme equipo y una gran producción a la que le cuesta, sin embargo, arrancar la empatía y la atención de los comensales de la Nochebuena, que muchas veces buscan los subtítulos para saber quién canta y qué programa presenta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Telepasión» busca público