«Papá dice que los niños buenos son tontos»


Cuando escribimos estas líneas está comenzando la noche más grande y maravillosa para la vida de ese mundo fabuloso e ilusionado de los niños. Parece como si todo el año fuera para ellos como un largo esperar que culmina en la mágica fantasía de esta noche pletórica de juguetes traídos por las manos invisibles de los tres Magos. ¿Y quién puede asomarse hoy a esta sección con más actualidad que un niño? Cuando charlamos con él, está terminando de cenar, impaciente porque llegue el sueño y, con él, el despertar...

-¿Cómo te llamas?

-José Luis Santaeulalia Oubiña.

-¿Y qué le has pedido a los Reyes?

-¡Uf! ¡Muchas cosas! Un tren Talgo, una pelota pequeña para jugar en casa, y otra grande para jugar en el jardín; una escopeta para matar indios y otras cosas que no me acuerdo.

-¿Y tú crees que se acordarán los Reyes de tantas cosas?

-¡Pues claro que sí! Para eso lo tienen escrito. Y escrito a máquina, ¿sabes?

-¿Lo has escrito tú?

-No. Yo solo sé escribir la a, la e y la i. Tengo cuatro años todavía...

-¿Quién te escribió la carta?

-Mi papá. Él sí sabe escribir.

-¡Y estás seguro de que lo puso todo?

-¡Pues claro! ¿Te crees que no le llevé la carta a mi mamá para que me la leyera?

-¿Qué cosa prefieres de todas las que has pedido?

-La escopeta. Los amigos y yo siempre jugamos al cine...

-¿Y has sido bueno durante el año? Los Reyes lo tienen en cuenta...

-He sido regular. Pero papá dice que los niños muy buenos ton tontos.

-¿Y los niños muy malos?

-No sé... Pero yo no soy muy malo. Solo un poquito...

-¿Y tu hermana? Porque tienes una hermanita, ¿no?

-Sí, es una cativa que casi no sabe hablar. Esa se conformará con una muñeca. ¡Como es tan chica y no entiende! Pero a lo mejor le traen también un coche para la muñeca...

-¿Y no has pedido nada a los Reyes para tu papá?

-Yo no, pero papá decía ayer que le estaba haciendo falta que los Reyes le trajeran diez mil pesetas.

-¿Tú has visto alguna vez a los Reyes?

-Los he visto en una tienda. Y hasta me tocó uno de ellos. ¡Daba más miedo!

-¿Qué le dijiste?

-Nada. Pero él si me preguntó si había sido bueno. Yo le dije que sí y me fui.

-¿Te parece bien mentirle al Rey?

-Es que si le digo que solo fui regular, me dejan sin juguete. Y en castigo, me ponen carbón.

-¿A qué rey prefieres?

-Al de las barbas blancas. Creo que es Baltasar. Y Melchor, el negro, es el que da más miedo.

-¿Has cenado bien?

-Me lo he comido todo. ¡Cualquiera es malo hoy!

-¿Y vas a ser bueno mañana?

-Si los Reyes me traen todo lo que he pedido...

Como ven, José Luis no se chupa el dedo a sus cuatro años...

Por Luis Caparrós Periodista y columnista. Premio Fernández Latorre en 1978

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«Papá dice que los niños buenos son tontos»