Pues menos mal que no usa la AP-9


Este señor con el pelo del color de la cara de Bart Simpson está siempre enfadado. Debe de crispar mucho ser el dueño del muro. A este señor le irrita ver cómo otras personas, seres humanos como él, aunque generalmente con otro color de piel, mujeres y niños la mayoría, buscan sencillamente sobrevivir. El día que se enfade muchísimo, este señor puede poner fin a la historia, a toda la historia, con su teléfono rojo. Lógicamente, una cosa así no debería estar en manos de alguien que pierde tanto los nervios. Menos mal que no usa la AP-9. Si ya tiene esta cara enfurruñada, cómo se le quedaría si en lugar de Potus fuera un autónomo de Vigo, un estudiante de Ferrol, un transportista de Santiago, un empresario de Pontevedra, dirigiéndose al checkpoint Audasa. Motivos de disgusto no le iban a faltar. Pronto, un 3,5 % más de motivos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

Pues menos mal que no usa la AP-9