Avances en física láser


La luz de los láseres (en plural, porque hay muchos tipos de láser) se caracteriza por su coherencia: todas las ondas que la constituyen se acoplan coherentemente unas a otras reforzando su intensidad. Es algo similar a lo que ocurre en un campo de fútbol cuando las voces de los espectadores se acoplan para gritar ¡¡¡gooool!!! Ese sonido reforzado se percibe a gran distancia.

De la coherencia se deriva la direccionabilidad. Los haces de luz láser apenas se dispersan (se abren) en su recorrido y en esa propiedad se basan muchas aplicaciones de los láseres: trazar con precisión la verticalidad de un edificio, actuar como mira de un arma convencional o como guía de misiles a los que lleva certeramente al objetivo. En la direccionabilidad se basa el uso de los láseres en oftalmología. Hay que apuntar certeramente a los puntos en los que se quiere soldar la retina para evitar su fatal desprendimiento, o a la córnea para pulirla y corregir la miopía.

El Nobel de Física de 2018 se ha concedido a dos físicos y a una física por sus descubrimientos relacionados con avances en física láser. Las pinzas ópticas de Ashkin permiten mover átomos, virus, células. La contribución de Mourou y Strickland tiene que ver con la direccionabilidad de la luz láser y su aplicación en oftalmología. Con el apoyo de la tecnología consiguieron pulsos ópticos láser ultracortos y de alta intensidad, con aplicaciones industriales y médicas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Avances en física láser