Principios


Acabo de ver otra vez la entrevista que Pablo Iglesias le hizo en su programa, Otra vuelta de Tuerka, a Iván Redondo entonces asesor político de algunas figuras del PP y hoy jefe de gabinete de Pedro Sánchez, después de haber pilotado en la sombra la operación para llevarle a la presidencia del gobierno.

La entrevista se emitió en abril de 2016 y quise volver a ella porque la recordaba como el encuentro amistoso de dos forofos empollones de la política, que hablaban como lo harían unos nerds aficionados a la Guerra de las Galaxias: como si todo fuera un juego, una mera ficción, un conjunto de estrategias -de hecho, tratan mucho de series y de ajedrez-, como si en la vida real la gente no padeciera y muriera. Quise verla de nuevo, porque me parecía que ese modo de afrontar la política, más centrado en el relato que en la propia gente, explicaba la maraña que vemos hoy reflejada en los periódicos: un despliegue de humo y de pantallas.

Debo reconocer que tenía un recuerdo injusto de la entrevista. Ahora me pareció algo más inteligente y la seguí con un agrado que no recordaba. Pero continué echando en falta lo mismo: a las personas reales, las que sufren y luchan. Como si a estos dos, tan importantes en la actual vida política, solo les interesara el poder y quienes lo poseen y administran, incluso con independencia de las ideas que ese poder represente. Da miedo un enfoque así, tan técnico como ellos mismos dirían, que les permite prescindir de la vida misma y de eso que los antiguos llamábamos principios. Al final, sí que la entrevista explicaba la niebla en la que nos movemos hoy. Por lo menos, un poco.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

Principios