El sarcoma, todos a una


La reciente decisión de centralizar la atención a los sarcomas musculoesqueléticos en un único centro resulta un acertadísimo y ejemplar paso de la Consellería de Sanidade, que solo busca lo mejor para el paciente. Quizá resulte llamativa una defensa tan directa de una decisión de este tipo, pero lo difícil de la misma y su explicación la apoyan de forma contundente. 

En medicina la práctica resulta fundamental. No podemos esperar que un ebanista haga una talla brillante si solo hace una al año, ni tampoco que un cirujano haga una intervención excelente si hace muy pocas. Esta característica, la casuística de cada acto médico, es algo bien estudiado. Todos los centros del mundo conocen este hecho y está demostrado que en muchas enfermedades se necesita un número de casos mínimo para garantizar el mejor resultado.

Este es el caso de los sarcomas musculoesqueléticos, unos tumores muy poco frecuentes y además muy distintos entre sí, que han llevado al Ministerio de Sanidad a concentrar su atención en unos pocos centros en toda España a través de un programa denominado Centros, Servicios y Unidades de Referencia del Sistema Nacional de Salud.

Este programa, que concentra la atención de determinadas patologías o intervenciones en unos pocos centros, se está implementando incluso a nivel europeo. Tan clara es esta evidencia, que en poco tiempo, para algunas enfermedades muy infrecuentes, habrá solo algunos centros de referencia en toda Europa, ni siquiera uno por país. El único motivo es garantizar la efectividad. Dividir los casos entre varios centros disminuiría el número de ellos que cada uno atiende, con lo que los resultados de todos serían peores. Estamos en este caso, además, hablando de cáncer, por lo que las diferencias en el resultado se expresan en términos de mortalidad del paciente.

Sufrimos con demasiada frecuencia de discursos populistas e interesados que ahondando en localismos mal entendidos nos prometen de todo al lado de nuestra casa. En realidad los pacientes deberían exigir tener lo frecuente cerca (por ejemplo juanetes, varices, cataratas), tanto en los hospitales grandes como pequeños y con resultados brillantes en todos, y lo complejo solo en aquellos que puedan garantizar el mejor resultado que pueda aportar la medicina.

Esto es lo que hace acertada y valiente la decisión de la Consellería de Sanidade. Librándose de esos localismos, ha buscado el mejor resultado para el paciente y ese se logra concentrando toda la atención en un solo centro. Y no es importante que haya sido Santiago en este caso, que es el que tiene una actividad con alta calidad demostrada para esta enfermedad. La decisión de concentrar en su día los trasplantes cardíacos en el Hospital de A Coruña ha traído unos resultados brillantes. Hace poco más de un año se determinó como referencia en cirugía fetal el Álvaro Cunqueiro, de Vigo, que conseguirá demostrar con números lo adecuado de la decisión. Ahora se ha apostado por Santiago y se conseguirá lo mismo: que venzan a ese cáncer más pacientes, personas que entienden que cuando está en juego su vida lo importante no es que la atención sea enfrente de su casa, ni recorrer 50 o 100 kilómetros, sino que lo importante es vivir.

Firmas: José Ramón Caeiro Rey, jefe de servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología; José Ramón Antúnez, de Anatomía Patológica; Manuel Bustamante Montalvo, de Cirugía General y Digestiva; Antonio Taboada Suárez, de Cirugía Plástica y Reparadora; Manuel Martínez Pérez, de Cirugía Vascular; Roberto García Figueiras, de Radiología; Rafael López López, de Oncología Médica, y Antonio Gómez Caamaño, jefe de Oncología Radioterápica.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El sarcoma, todos a una