Quim Torra empequeñece a Puigdemont


Suele ocurrir. Un alumno aventajado hace olvidar a su maestro. En este caso el pupilo, Quim Torra, empequeñece las majaderías dichas por su mentor, Carles Puigdemont. El primero, al más puro estilo Gary Cooper en Solo ante el peligro, no descarta la posibilidad de excarcelar a los presos si la sentencia es condenatoria, mientras el Gobierno sigue empeñado en rebajar la tensión.

¿No será que Sánchez no puede hacer otra cosa sin arriesgarse a quedarse sin su actual puesto de trabajo? Lo que está diciendo Torra es que como la sentencia que salga del juicio a los presos independentistas no sea de su agrado, no la acatará. Le echa narices el honorable sin tan siquiera ruborizarse. ¿Hasta cuando se le permitirá actuar de forma tan bananera? Un supremacista que pretende ostentar los tres poderes.

Como a todo dictador le encanta sentirse por encima del bien y del mal y no lo tiene difícil debido a que quien tendría que frenarlo está atado de pies y manos por los votos de los secesionistas en el Congreso. Sánchez se ha convertido en un rehén de su propia ambición.

La única solución para arreglar el problema catalán es la convocatoria de elecciones y que un Gobierno fuerte salido de las urnas, no como este, le plante cara a alguien que está pidiendo a gritos que le pongan un bozal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
50 votos
Comentarios

Quim Torra empequeñece a Puigdemont