La conjura contra América


Philip Roth, gran escritor estadounidense y eterno aspirante al Nobel, escribió varios retratos magistrales de las contradicciones de la sociedad norteamericana. Una de sus obras más populares (aunque no la mejor) es La conjura contra América. En esta novela de historia alternativa sitúa al pionero de la aviación Charles Lindbergh como presidente filonazi de Estados Unidos en la época de la Segunda Guerra Mundial. Las claves de su victoria son dos: la primera, sus promesas aislacionistas y populistas; la segunda, su condición de candidato alternativo, de político no profesional. Como ocurrió con el triunfo de Donald Trump en el 2016. 

En el libro (y en la futura serie que hará David Simon, el creador de The Wire) el mandato de Lindbergh fue una tortura para la democracia estadounidense. En la realidad la situación es aún peor. Lo demuestran dos misiles periodísticos.

El primero, un libro de Bob Woodward, el veterano cronista que tumbó a Nixon. Se llama Miedo y retrata a un presidente incapaz y a una Casa Blanca convertida en «manicomio» en la que colaboradores esconden papeles para evitar catástrofes. El segundo, un artículo de opinión anónimo en el New York Times en el que un alto cargo reveló que hay una «resistencia» que trabaja en la sombra para frustrar las políticas y conductas más delirantes y descabelladas de Trump, lo que ha desatado una caza de brujas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La conjura contra América