Lío en el fútbol


Cada nueva temporada futbolística trae su conflicto con las retransmisiones televisivas y la que está arrancando no parece que vaya a ser una excepción. Hace dos años fueron los clientes de Movistar los que empezaron el curso sin acceso a la Champions, un torneo que alcanzó en España mínimos de audiencia de récord. Muchos aficionados que querían ver los partidos legalmente se agarraron a una plataforma de streaming, Totalchannel, que prometía fútbol europeo por Internet a cambio una aséptica cuota mensual sin contratos, sin permanencia, sin los compromisos aparejados al matrimonio con un operador. Nada podía fallar, excepto la tecnología. La hinchada televisiva se quedaba cada semana a las puertas de un servidor que se colapsaba cada vez que cientos de usuarios intentaban conectarse al mismo tiempo, es decir, a la hora del partido. El sistema no estaba preparado para la previsible avalancha sincronizada, que continuó hasta que Movistar terminó por adquirir los derechos de Bein Sports.

Este año, son los clientes de Vodafone quienes están huérfanos del fútbol europeo y del partidazo español. Otra plataforma de Internet, Opensports, se postula como remedio mágico para la afición, aunque sobre ella sobrevuela la incertidumbre de cómo va a retransmitir los prometidos encuentros cuyos derechos no parece poseer todavía. Habrá que esperar al próximo capítulo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lío en el fútbol