El presidente desnudo y sordo

.

Hay un tipo de político que siempre tiene una receta mágica para solucionarlo todo y escurrir el bulto mientras su incapacidad conduce a sus gobernados a la ruina, la desesperación y el miedo. Se les llama populistas, pero en realidad son oportunistas. Nicolás Maduro es un claro ejemplo. Mientras el petróleo le sostuvo, jugaba a estadista regional. Ahora, acosado por la crisis y la corrupción, ha revolucionado la economía mundial con la última recomendación de su gurú, el español Alfredo Serrano, que trabajó con Pablo Iglesias y Monedero en el think tank Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica, uno de los pozos que financió el nacimiento de Podemos. Con la inflación desbocada, la solución mágica es de monopoly: quitarle ceros (hasta cinco) a los billetes. El resultado es el fracaso. El presidente (Maduro) está desnudo. Y sordo, porque no oye a los millones de venezolanos que le dicen que se vaya.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
32 votos
Comentarios

El presidente desnudo y sordo