El momento político


El actual momento político español está lleno de unas variables que lo mismo pueden llevarnos a un lado que a otro. Por ello bien cabe decir que hay demasiadas incógnitas en nuestro futuro más o menos inmediato. Pedro Sánchez avanza en su frágil nave como si el PSOE contase con una mayoría parlamentaria contrastada. Pero no es así, claro. En realidad, está al frente del Gobierno por una extraña suma de diputados de los más contrapuestos orígenes políticos, que se han sumado para desalojar al PP. Y en virtud de todo esto, Pedro Sánchez es el legítimo presidente del Gobierno de España. 

Ahora veamos la situación del PP desalojado. Rajoy se fue sin pensárselo dos veces y en el partido pronto afloraron tres candidatos a sucederle: Soraya Sáenz de Santamaría (exvicepresidenta del Gobierno), Dolores de Cospedal (exsecretaria general del PP) y Pablo Casado, que se enfrentaron en la correspondiente cita de afiliados. De Cospedal quedó eliminada en la primera ronda y Sáenz de Santamaría ganó, con más apoyos que Pablo Casado. Pero la batalla no había terminado porque aún quedaba el duelo Santamaría-Casado. Y ahí resurgió Dolores de Cospedal, prestándole todo su apoyo a Pablo, a cambio de colocar en puestos claves a políticos de su confianza. Así, la antes vencedora Santamaría se convirtió en la gran perdedora, sin que Pablo Casado se haya esforzado aún por contentarla, aunque parece proclive a hacerlo.

En este punto, quizá debería recordarse una buena frase de Konrad Adenauer: «En política lo importante no es tener razón, sino que se la den a uno». A Santamaría aún no se la han dado, ¡por ganar!, y a Dolores de Cospedal, sí, ¡por perder! Lo dicho es simplemente una descripción somera de unos hechos, por si acaso algún día hay que recordarlos para entender lo que esté pasando.

Casado ha demostrado talento en su campaña y ha identificado con claridad los objetivos que se propone alcanzar. Pero quizá debería reconsiderar sus pasos y buscar el acuerdo con Santamaría, antes de pasar al capítulo siguiente. Porque los errores del pasado a veces acaban por llamar a la puerta con una engorrosa insistencia. Como le empieza a pasar a Pedro Sánchez con los suyos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

El momento político