La última noche de Mara


Ya no le queda ni un telediario. El jueves presentó el último. Finalizó su etapa en La 2 Noticias tras doce años. Lo hizo sin hacer ruido, de manera discreta y educada. Como cuando respondía a los oyentes de Hablar por hablar. La recuerdo como si fuera ayer. Los silencios de Mara Torres decían más que sus escasas intervenciones. Donde algunos veían frialdad, no había más que un afán de convertir en protagonistas a los que realmente lo eran. A veces había que comprobar que no se hubiera perdido el dial. Pero no. Mara seguía al otro lado, esperando a que el invitado retomara la palabra. Y lo hacía, siempre lo hacía. Después de varios segundos, que en la oscuridad de la noche parecían minutos, la conversación se retomaba. Y fluía. Y enganchaba hasta quitar las ganas de dormir. Mientras, al otro lado, Mara tomaba notas. No se le escapaba ninguna historia, era imposible pillarla en un renuncio. Cuando alguien decía: «Llamo por Emilio», sabía a quién se refería perfectamente. Poco después la complicidad la trasladó a la pantalla cuando se puso al frente del informativo más premiado de la televisión. Entonces esa voz susurrada se alzó para quejarse de la manipulación de la televisión pública. También lo hizo hace dos años cuando el equipo liderado por ella eliminó las firmas de una edición para protestar por la retirada de una noticia en la escaleta. Ahora, dicen que el proyecto, que ha sido ninguneado varias veces en la parrilla, no le ilusiona, por eso después de meditarlo mucho lo ha dejado. Un silencio más. Porque Mara sigue ahí y la escucharemos pronto. Seguro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La última noche de Mara