Reparar los desperfectos


La primera misión que tiene el presidente del PP no será la de recuperar el Gobierno. Ni la de hacer frente a las causas abiertas por corrupción. Ni tampoco combatir la amenaza de Ciudadanos. Eso queda para más adelante. Lo urgente será reparar los desperfectos que presenta el partido y que se han incrementado de forma notable tras la celebración del congreso. Y no va a resultar nada fácil. Porque los daños que dejan una campaña excesivamente agresiva, los vídeos descalificadores; los comentarios ofensivos y hasta soeces en el propio cónclave hacia la perdedora y los reproches permanentes, no se solucionan con una declaración de unidad, integración y buenismo. Los casadistas dicen que a Santamaría, «ahora le toca hacer de buena, en positivo, pero seguro que en cuanto pueda nos hará algunas de las suyas». La desconfianza sigue en pleno auge. La guerra de Casado y Santamaría no se inició con la presentación de candidaturas. Es la misma que comenzaron hace casi una década Aznar y Rajoy. Son los marianistas contra los aznaristas. Es la guerra de los diez años.

Una vez que el pacto de perdedores se ha impuesto y Pablo Casado se hizo con la presidencia, su primera misión será la de reparar las grietas que se ocultaron tras mensajes de unidad, lealtad y amistad. Pero su retroceso electoral, el desalojo del Gobierno, unas primarias y un futuro incierto sacaron a la luz las cuentas pendientes que habrá que solucionar. Caminaron desde la mayoría del Gobierno a la soledad del desierto. Los rotos son incuestionables. La tarea no finalizó con la elección de un presidente joven y risueño que guíe al PP a la Moncloa. Ahora tendrá que realizar tareas de albañil y hacer horas extras para reparar los destrozos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Reparar los desperfectos