Lo mejor de «Good Doctor»


madrid / europa press

El estreno esta semana de la serie The Good Doctor nos ha dado un subidón. Hacía tiempo que una serie no reclamaba a tanta gente en abierto y hacía mucho que el verano no proponía una ficción tan estimulante. Y eso que estamos bastante habituados a las ficciones que rodean a los hospitales y toda esa aura de las relaciones personales que allí se generan. Pero lo mejor de Good Doctor es su protagonista, Shaun Murphy, al que da vida el actor Freddie Highmore. Te quedas clavada enseguida en la mirada de ese joven residente con autismo y con el síndrome del sabio. En esa altísima capacidad de analizarlo todo y concentrarse infinitamente en dar con la solución a cualquier problema. Y en este caso la solución es nada menos que salvarle la vida a la gente. El doctor Murphy en solo dos capítulos se ha ganado el aplauso de una audiencia que ha visto en esta ficción del creador de House un ritmo acelerado en los guiones, una interpretación magnífica del protagonista y un potencial maravilloso para estirar esos flashbacks de la niñez que tanto cuentan del joven médico. Pero frente al House sarcástico, hiriente, borde y poco empático, The Good Doctor hace honor a su título y nos lleva de la mano a lo mejor del ser humano. A una bondad ilimitada y a la capacidad asombrosa de sobrevivir con ese espíritu al más desagradable de los entornos. No se la pierdan.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Lo mejor de «Good Doctor»