Las agallas de María


Podríamos hablar del beso, pero es mejor hablar de la reacción de María, la periodista que en pleno Mundial tuvo las agallas de enfrentar otra agresión machista en directo. Las agallas de María por contarlo, por publicarlo en las redes, por decir que las mujeres periodistas están cansadas de tener que salir a hacer un reportaje y que algunos hombres aprovechen esa ocasión para besarlas. Es difícil contenerse en ese momento, difícil que no te salga el ramalazo de responder a quien abusa de esa manera con un guantazo. Pero difícil es también exponerte y denunciarlo, expresarlo como ha hecho María Gómez desde Moscú. Solo así será posible cambiar actitudes como estas, que hace solo unos años no éramos capaces siquiera de interpretar. En ese camino, las palabras de María han servido también para que muchos compañeros entiendan esas diferencias, las injusticias constantes que las mujeres, en este caso periodistas, sufren por el mero hecho de serlo. María no ha sido la única en este Mundial. A la brasileña Julieta Guimarães se le abalanzó un chico en directo; a la colombiana Julieth González otro le tocó un pecho y a la sueca Malin Wahlberg otro le dio un beso. Cuatro mujeres acosadas en un Mundial contado mayoritariamente por hombres. Es una estadística espeluznante que gracias a la denuncia de mujeres como María algún día no habrá que relatar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Las agallas de María