Presentadores y periodistas


Ha habido tanto revuelo con el nombramiento de Màxim Huerta como ministro que no deja de ser significativo el uso de las palabras que se han utilizado para definirlo. No sé si Màxim será un buen ministro, pero su carrera profesional previa ha quedado reducida para muchos a la categoría de «presentador» solo porque ha sido periodista en televisión. Y aunque Huerta también es escritor, que viene a ser el oficio de quien escribe libros, aunque sean malos, llama la atención ese empeño de abaratar lo que debería ser un orgullo para los periodistas. Sabiendo que es respetabilísima la profesión de presentador, por supuesto. Huerta es licenciado en Periodismo y trabajó de periodista como mucha gente que curra a destajo en televisión (en redacciones de programas diversos, en informativos...) como otros lo hacen en periódicos o en la radio. Igual que Pepa Bueno, que hacía el programa Gente en televisión, igual que Mercedes Milá, que presentó GH, igual que Ana Rosa, que además del marujeo llevó muchos años los Informativos de TVE, igual que Hermida, que entretuvo por las mañanas, igual que Carlota Corredera, que se curtió en periódicos y redacciones de tele, o Cristina Pardo, que ahora hace un magacín de tarde. Pensar que trabajar en un programa en directo por la mañana de entretenimiento es un demérito es no entender qué hacen de verdad muchos, pero muchos periodistas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Presentadores y periodistas