A la deriva eurovisiva


Lo siento por los fans de Amaia y Alfred y por todos los eurofans que estos días viven con intensidad los días previos al festival, pero o se hace un milagro (y prometo tragarme mis palabras) o la barca este año va también a la deriva. Incluso el cero points de Remedios Amaya tiene un marco en la historia de España, un hito que nos marcó para siempre, ¡esa Amaya sí nos dejó huella! Pero poco cabe esperar de esta insulsa canción Disney y de esta pareja cada vez más aburrida que hace nada nos parecía la bomba. O hace dos meses éramos otros o algo se ha roto en este idilio entre el público y estos dos artistas que seguro se merecen todas las oportunidades para que les vaya bonito. Tal vez nos hemos pasado abriendo los telediarios con ellos, tal vez nos hayamos excedido a la hora de elevarlos al estrellato, pero también es verdad que las vibraciones que llegan desde el otro lado no son especialmente entusiastas. Esa desgana -al menos aparente- ha cuajado en una postura muy desaborida en la misma gente que hace dos meses los aplaudía a rabiar. Alfred y Amaia se han convertido de repente en una versión apastelada de sí mismos, pero tan apática como su puesta en escena para Eurovisión. Distante, fría, helada, gélida, muy lejos incluso del arrebato del cero points. Será eso o que me he hecho mayor, pero el festival, otro año más, ha perdido toda la emoción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

A la deriva eurovisiva