Entre el lusco de lo que olvidamos y el fusco de lo que no queremos recordar medra un mal llamado desmemoria. Tenemos a nuestro alcance mucha más información que nunca, pero le sacamos poco partido. Le prestamos mucha más atención a lo que ocurre en galaxias muy lejanas y en otros universos de ficción y muy poca al pasado cercano, a nuestro anteayer. Especialmente en Galicia.

No se la tragó un agujero negro, pero parece que la historia reciente de la comunidad arrancó en los 90 con la toma de posesión de Fraga, la famosa operación Nécora y la creación del Xabarín Club. Y nos hemos olvidado de los 80, que fueron fundamentales para entender, para bien y para mal, lo que somos hoy. Solo así se entiende que los narcos se hayan puesto de moda gracias a una excelente serie de televisión -Fariña- que ha desatado una fiebre que va mucho más allá de las pantallas. A ambos lados del telón de grelos. 

La ficción, basada en la triste realidad que se vivió en las rías hace treinta años, ha convertido en personajes populares (e incluso en mitos) a figuras como Sito Miñanco, Manuel Charlín o Laureano Oubiña. Mal haríamos en convertirlos en héroes. Su sitio es otro. Por si alguien se confunde, tiene pistas muy claras en las páginas de crónica negra de la actualidad. Y si quiere saber más, no lo dude: lea. Visite las benditas hemerotecas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

La desmemoria, los narcos y los héroes