El poeta de la televisión


Hay en todos esos programas que buscan talento un tufillo que de siempre me ha rechinado. Me aburre ver esa selección tan poco natural del que vale y no vale, no me suelen interesar excesivamente las piruetas de circo ni las excelencias vocales de dos minutos y medio. Es una de las tantas particularidades que no me llaman en especial de esta televisión que suele pelearse por el frikismo extremo del entretenimiento a toda costa. Reconozco mi animadversión también a los jurados, a las oposiciones, a los tribunales, sean del tipo que sea, pero más si buscan el foco de nuestra atención. Es otro dis-gusto que sumo a los shows que nos bombardean buscando el talento culinario, el talento textil, el talento artístico, el talento musical... Pero aun así, con toda la carga negativa que arrastro hacia ese modelo, tengo que reconocer que me he reconciliado después de ver a César Brandon, el poeta de la televisión. Brandon se ha llevado el premio de Got Talent por recitar como nadie sus poemas. El juglar de África ha dejado boquiabierto al público y le ha robado el corazón. No porque sus versos sean los más deliciosos que hemos escuchado, sino por su manera de entregarse, su apasionado modo de dar la palabra, su don natural de transmitir la historia de amor entre el uno y el cero, o de la Tierra y la Luna. Sin adulaciones, sin pose, sin adornos... Como un auténtico poeta. Brandon es ahora ya un verso suelto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El poeta de la televisión