Navegar en solitario


Me perdonarán ustedes que hoy cometa una incorrección intolerable en un columnista de un medio de comunicación: hoy voy a hablar de mí. Pero comprenderán que no me puedo aguantar las ganas, porque el pasado jueves la Sociedad Geográfica Española ha entregado a Ediciones del Viento, que, como Madame Bovary, soy yo, su premio anual de Comunicación. Allí se reunieron quinientas personas, entre las que se encontraba el propio ministro de Cultura y muchísimos amigos. Había allí franceses, sudafricanos, americanos, madrileños, andaluces, vascos... y servidor de ustedes. Y entre los ocho premiados había geólogos aventureros en la Patagonia austral, viajeros solitarios a través de los polos, investigadores del suelo marino en las profundas simas oceánicas, y hasta un famoso actor de Hollywood, Viggo Mortensen, cuya vocación secreta es la edición de libros a través de un sello editorial situado en Los Ángeles llamado Perceval Press. De Ediciones del Viento se resaltaron nuestros quince años de vida, los doscientos cincuenta títulos publicados en ese tiempo y, en fin, nuestro catálogo de viajes, en el que se pueden encontrar algunas recuperaciones memorables, como la de Pedro Páez, el jesuita español que en 1617 descubrió las fuentes del Nilo Azul. Lo cierto es que en Madrid nos han hecho sentir que lo que hacemos tiene valor, y aquí los amigos nos han felicitado con un entusiasmo que nos ruboriza, y nos emociona. Eso sí, de los políticos culturales, conselleiro, concejal... ni pío.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Navegar en solitario