Grandes estrategas


Grandes estrategas nos ha legado la historia por diferentes motivos: Julio César y el apogeo del imperio romano, Napoleón y sus golpes de efecto en la Europa revolucionaria, Rommel y sus duelos con Montgomery en el norte de África, Henry Ford, el americano Patton y sus argucias contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial, Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Artur Mas. Hay que reescribir la historia, sobre todo la reciente, porque la estrategia de los independentistas catalanes desde la caída de Mas es digna de figurar en las más importantes páginas históricas. Sobre todo ahora que el CIS catalán nos dijo ayer que la broma del procés y la declaración unilateral le ha costado a los independentistas ocho puntos de apoyo y simpatía entre los ciudadanos catalanes y que los contrarios a la sedición está ya en el 53,9 %, el nivel más alto de los últimos años.

Vamos a tener que empezar a valorar en su justa medida el papel de Puchi y su comparsa porque si bien es cierto que los del PP hicieron lo indecible para crear independentistas a un ritmo endemoniado, su labor quedó neutralizada por la brillante estrategia del president fugado y de todos los que la trazaron a su lado durante los últimos meses de su mandato.

Resulta difícil superar lo del procés. Fugados, encarcelados, procesados, enfadados, embargados, humillados, agraviados y burlados están todos los que promovieron y lideraron la revolución de los señoritos. Y tras ellos un país que hace aguas por una economía en declive y una fuga de empresas y grandes proyectos memorable.

Uno tiene la impresión de que la estrategia independentista se trazó a semejanza de aquellas apuestas juveniles en las que alguien se preguntaba eso tan conocido de que ¿a que no los hay para irnos a tomar café a Ponferrada? Y como no hay peor cosa que un reto de estas características pues acabábamos camino de Ponferrada para tomar el café pendiente, aunque el viaje durase solo cincuenta kilómetros.

Y aquí parece que el procés hubiese nacido de una apuesta juvenil, por no decir infantil, porque resulta imposible imaginarse que se puedan hacer peor las cosas. No han logrado ni uno solo de sus objetivos; más bien al contrario, están posibilitando la decadencia del secesionismo

Lo bueno de los resultados que ayer hizo públicos para todo el mundo el CIS catalán es que nos permiten entender de forma más evidente la causa de la fuga de Puchi, sus consellers y Anna Gabriel a sus respectivos destinos en Bruselas y Ginebra. Es sencilla. Porque si se queden aquí, lo más probable es que los corran a gorrazos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Grandes estrategas