La cara es el espejo del sondeo


Tarde o temprano, a los políticos se les pone cara de encuesta electoral. Salen a la rueda de prensa de turno dispuestos al «aquí estoy, soy el único capaz de enderezar las cosas en este país» y de pronto se les pone rostro de contrición, como de «ni yo mismo me creo lo que digo». Estos días, la cara de algunos es el espejo del sondeo. La de Rajoy es más sutil: puede celebrar una victoria con cara de funeral, y puede estar como unas castañuelas en un velatorio. La de Sánchez es, digamos, más transparente. Dijo ayer que pretende ser el aglutinador de todo el voto de izquierda y no dijo (pero se le nota a él, y a las encuestas) que es el máximo responsable de que ese voto se haya desaglutinado. Cuestión de cara, y de rostro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La cara es el espejo del sondeo