Otro abordaje a la gripe


Jefe de la Unidad de Hospitalización a Domicilio del Chuac

En las epidemias de causa infecciosa muchas personas enferman en un corto período de tiempo, demandan asistencia sanitaria y el sistema se colapsa. La gripe es un buen ejemplo y un buen test de estrés del sistema sanitario, que se produce todos los años.

La situación no es exclusiva de Galicia, afecta por igual al resto de España y de Europa. A los hospitales públicos y privados, a los centros de salud, a los puntos de atención continuada (PACs), al 061, a las residencias sociosanitarias y a los servicios de Salud Pública. No estamos, pues, ante un problema solo de las urgencias hospitalarias.

Dada la situación demográfica de nuestra comunidad, es obvio que el problema se mantendrá en el tiempo. Y no parece razonable que para dar respuesta a un pico asistencial haya que aumentar los recursos físicos -salvo el refuerzo de camas- aunque sí los humanos por el aumento de la demanda.

No cabe duda de que el número de enfermos que precisan cuidados agudos aumenta de manera muy significativa en este período. La experiencia nos demuestra que colapsar más los hospitales, con el consiguiente impacto en la actividad programada, no es la solución ni para los pacientes, ni para sus familias ni, desde luego, para el sistema.

Las crisis son una oportunidad extraordinaria para cambiar y racionalizar las cosas. Y, en esta línea, va mi propuesta: creo que los pacientes con estas patologías deben ser atendidos fuera del hospital, en su domicilio, con la misma o mayor calidad que la que tendrían en régimen de ingreso hospitalario. Para ello, la clave está en la atención primaria y en la hospitalización a domicilio, incluyendo en esta última a las personas que viven en residencias de la tercera edad, que además cuentan con profesionales sanitarios en sus plantillas. No está de más recordar aquí, a modo de ejemplo, que nuestro servicio del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) ha atendido el pasado año 1.070 personas, 700 de ellas derivadas de los servicios de urgencias, atención primaria y residencias sociosanitarias, evitando su ingreso en el hospital.

El papel de la atención primaria en la prevención, incluida la vacunación domiciliaria de los más vulnerables, y la asistencia a estos pacientes en sus casas y en las consultas, es clave. Por eso, todo lo que se haga para dotarla de más medios y empoderar a sus profesionales contribuirá decisivamente a la resolución de este y otros muchos problemas.

Creo que nadie duda de que tenemos un gran Servicio de Salud, de los mejores del mundo. Los profesionales son excelentes y se dejan la piel en su trabajo, la tecnología es de lo más avanzado y la financiación, aunque mejorable, no es desdeñable. La asignatura pendiente es la planificación y organización del sistema para responder con eficiencia a las situaciones de sobrecarga asistencial. Todo lo que se pueda resolver fuera del hospital es bueno para los ciudadanos y el Sergas y, en esta línea, se debería orientar la gestión.

Votación
27 votos
Comentarios

Otro abordaje a la gripe