Ortografía para policías


Acaban de celebrarse pruebas para el acceso al Cuerpo Nacional de Policía. Una de ellas era un test de ortografía. El anterior, hecho a principios de año, fue anulado tras el escándalo que generó, pues estaba lleno de pequeñas trampas y de dificultades injustificadas. Aquello le costó el puesto a un alto cargo.

Pues bien, aunque el nuevo test estaba diseñado con bastante más acierto que el anterior, adolecía de algunos problemas. El debate se ha quedado en un error: se daba por malo el superlativo fuertísimo. El Diccionario de la lengua española dice asépticamente que fuertísimo es el superlativo regular de fuerte, y fortísimo, el irregular. Mientras el primero es propio del leguaje coloquial, el segundo lo es del culto. El caso es que la Policía Nacional decidió rápidamente corregir el patinazo y se acabó la polémica.

Sin embargo, la prueba parece por momentos, más que un examen de ortografía, un concurso donde lo que hay que conocer es si una palabra está o no en el Diccionario. Así, por ejemplo, los examinandos debían saber si la voz adversión es correcta. Lo es, pero con los dos significados que tiene ha sido desplazada por aversión y advertencia, y el Diccionario indica claramente que es un nombre femenino «desusado». ¿Es importante que los aspirantes a policías tengan conocimientos sobre una palabra que no se usa?

Uno de ellos indica que ha fallado al señalar como incorrecto setiembre. Efectivamente, es correcto, pero lo importante es que un policía sepa escribir el nombre de ese mes, setiembre o septiembre, forma esta preferida por la Academia y, con mucho, la más usada hoy. Quien sí debe conocer ambas es un corrector de estilo o un profesor de lengua.

Del contenido completo de la prueba tenemos conocimiento indirecto a través de algunas webs donde quien lo desee puede cubrir el test. Si este ha sido copiado correctamente, salta a la vista un posible error sobre el que no hemos leído protestas: se da por bueno un beneficiencia que no es variante válida de beneficencia.

Por lo demás, el examen es notablemente más lógico que el de principios de año: hay muchos casos de acentos, bastantes de errores con b/v, y/ll y g/j, y se interesa por palabras que se supone que un policía empleará con frecuencia, como alevosía, degollar, incoar, infracción, butrón, cleptómano, providencia...

Examen aprobado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Ortografía para policías