La telefonía 5G tiene sus necesidades


El espectro electromagnético es el conjunto de todas las ondas electromagnéticas que se mueven a la velocidad de la luz. De mayor a menor frecuencia comprende: rayos gamma, rayos X, radiación ultravioleta, luz visible, radiación infrarroja, microondas y ondas de radio y televisión. La radioastronomía estudia las radiaciones emitidas por los cuerpos celestes en el dominio de las radiofrecuencias. A través de ellas se trata de averiguar su procedencia y las características del cuerpo emisor. Así se descubrió, en 1967, el primer púlsar.

Los púlsares emiten intermitentemente radiaciones electromagnéticas, la mayoría a frecuencias de radio. La radioastronomía ha ayudado a establecer la idea de la materia oscura.

Las ondas de radio usadas en radioastronomía se ven arrinconadas por las necesidades, cada vez mayores, de la futura red de móviles de quinta generación (5G). Según informaciones recientes, a principio del próximo año se subastarán las bandas de 1,5 gigahercios (GHz) y 3,5 GHz, a través de las cuales se podrá navegar a grandes velocidades, por encima de un gigabyte por segundo.

Los japoneses piden ahora bandas entre 1 y 100 GHz para un sistema automático de control de trenes.

Y para los automóviles sin conductor se reclaman bandas de 24 a 86 GHz. Cada vez queda menos sitio para la radioastronomía, que intenta preservar bandas significativas, como la de 1,42 GHz del hidrógeno atómico o la de 115,27 GHz para el molecular.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La telefonía 5G tiene sus necesidades