Ríos de arena


A raíz de los datos enviados en el año 2011 por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter se pensó que en la superficie del planeta Marte había riachuelos (corrientes de agua). Una nueva interpretación de los datos asegura que no son más que ríos de arena (flujos granulares) (La Voz, 22-11).

Al ritmo que progresa la sequía en España, ubicada en el planeta Tierra, muchos de nuestros ríos van a acabar convertidos en ríos de arena. En la escuela nos enseñaban que existía el río Sequillo. El nombre es muy adecuado porque casi siempre está sequillo, es decir, sin agua alguna. Se transforma en río cada vez que un chaparrón de un cierto nivel vierte agua abundante sobre su cauce. Lo mismo podríamos decir de los ríos españoles que están a punto de convertirse en ríos de arena si las nubes cargadas de agua no dejen caer su preciado líquido sobre las cuencas secas. Así, dejarían de ser ríos de arena y recobrarían su esencia, que, para un río que se precie de serlo, es transportar agua desde su nacimiento hasta su desembocadura.

Esa agua serviría también para iniciar el llenado de los embalses, que en estos momentos están bajo mínimos. Deseo que se produzca una subida (mejor un subidón) de nivel que, en poco tiempo, Dios lo quiera, revierta la situación actual y los embalses vuelvan a almacenar el volumen de agua necesario para que la amenaza de restricciones en el suministro de ese preciado líquido desaparezcan por completo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Ríos de arena