Cuando Iglesias confunde a España con Venezuela


Lo que está ocurriendo en Cataluña tiene lo que se llama una víctima colateral: el lenguaje político, que afecta a la credibilidad del sistema democrático. A falta de argumentos serios para responder a las actuaciones del Gobierno y a las decisiones de los jueces, muchos representantes populares se han lanzado por la senda del populismo verbal más injustificado, fácil y agreste. Parece una competición a ver quién dice más sandeces, quién tiene menos ingenio y quién más ha perdido los papeles en el debate político.

Bastan unos pequeños ejemplos. La palabra «fascista» se reparte a voleo. La calificación de franquista se hizo ritual en el discurso catalán. Los términos opresión y represión sirven para definir elementales actuaciones de la policía y la Guardia Civil. Se acusa con frivolidad inaudita de pisoteo de los derechos humanos. Se considera dictatorial al régimen. A la Justicia se la trata como una mayordomía del Gobierno. A dirigentes investigados y presos por presuntos delitos tipificados en el Código Penal se les llama «presos políticos», y así reza en una pancarta colocada en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona.

A la cabeza de ese discurso ramplón y falso se sitúan personajes que no militan en el independentismo, pero que se han convertido en sus ayudas de cámara: Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, y Pablo Iglesias, secretario general de Podemos. Sus intervenciones después de enviar a la cárcel a exgobernantes de Cataluña son antológicas. La señora Colau se permitió acusar al auto judicial de «espíritu de revancha» que busca «humillar a las instituciones catalanas». Y el señor Iglesias confunde a España con Venezuela, pero dice de nuestro país lo que nunca dijo del régimen de Maduro: «Me avergüenza que en mi país se encarcele a opositores». Dan ganas de preguntarle: ¿hay alguien que haga más oposición que usted, señor Iglesias, alguien que cada día se dedique más a destruir al Gobierno, al régimen y al jefe del Estado? ¿Y algún fiscal se ha querellado contra usted? ¿Alguien le ha pedido siquiera que deje de acosar o insultar?

Lo malo de estas actitudes es que tienen eco internacional, con lo cual contribuyen al desprestigio del país ante otros Gobiernos y en otras opiniones públicas. Y lo peor es que tienen seguidores (Iglesias, cinco millones de votantes) que les creen, incorporan su discurso a su cultura política y se convierten en altavoces de sus tropelías. Esa es la cara más negativa del populismo. Lo menos que se puede pedir a gente tan documentada es que respeten la verdad o construyan argumentos de mayor solidez. Es lo mínimo que se puede reclamar a quien anda por el mundo dando lecciones de sabiduría política y con currículo de profesor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
85 votos
Comentarios

Cuando Iglesias confunde a España con Venezuela