Si yo fuera aranés

Pedro Armas
Pedro Armas EN VIVO

OPINIÓN

18 oct 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Si yo fuera aranés, es decir, habitante del Valle de Arán, tendría dudas. Dudaría si denominar a mi valle así, en castellano, o Vall d’Aran, en catalán, o Vau d’Aran, en occitano normativo, o Vath d’Aran, en occitano aranés. Dudaría si mi bandera es una de las rojas y gualdas (española, aragonesa, senyera, estelada) o es de color burdeos con la cruz de Occitania.

Dudaría, además, si pertenezco a un pueblo de montaña, a un municipio o a un terçón (tercio o división tradicional del territorio). Dudaría si mi comarca, administrativamente leridana, es también pirenaica, aragonesa o francesa. Dudaría si me presta mejores servicios el gobierno local, el autonómico o el nacional. Dudaría si ir al aeropuerto, al hospital o a la universidad a Lleida, Barcelona o Toulouse.

Dudaría si mi comarca, excéntrica y marginal, está bien atendida por las instituciones barcelonesas, de la cuales está alejada unos 350 kilómetros y con las cuales está mal comunicada. El Valle de Arán, que se quedaba aislado en invierno hasta que se construyó el túnel de Viella, ha sabido sacar partido a sus condiciones orográficas y climáticas.