Secesionismo en el Parlamento gallego


Cataluña protagonizó el debate sobre la autonomía. Estaba escrito, porque mucho se juega Galicia, y el resto de España, en la sartén catalana (¿alguien lo duda?) y porque la situación que se vive en esa comunidad es un escenario perfecto para que Feijoo muestre su mejor credencial: la estabilidad en tiempos revueltos frente a lo que está pasando afuera y, de paso, frente a una oposición, digamos, entre titubeante (PSdeG) y muy complaciente (En Marea, BNG) con la gravísima irresponsabilidad secesionista. Una oposición que ni tiene claro quién es su líder (¿Leiceaga, Pontón, Villares llamando a desobedecer las «leis inxustas», Beiras desde la tribuna de invitados?) ni quién lo será dentro de un cuarto de hora. Y así es difícil que se visibilicen sus propuestas pues, ¿quién las aplicará llegado el momento, y cómo, y a qué precio? Feijoo habló de Galicia pero puso a los gallegos (los que no estuviesen haciéndolo ya) mirando a Cataluña, en una especie de más vale pájaro en mano que ciento volando. El resto fue, claro, el guion clásico del debate autonómico: una catarata de promesas. La historia dice que algunas se quedarán en el camino. El propio Feijoo confesaba el domingo en La Voz que estos tres años que le quedan de legislatura, y quién sabe si de gobierno en Galicia (por voluntad propia o de los votantes, eso está por ver), quiere hacer lo que no pudo hacer los nueve anteriores por culpa de Lehman Brothers y Zapatero. ¿Hasta qué punto la oferta de Feijoo para el nuevo curso servirá para acercarse o para alejarse más de la convergencia con Europa? Dando por descontado que la estabilidad no tiene precio (y que la aventura secesionista lo tiene altísimo), que las cuentas de la Xunta parecen saneadas, y que somos la única comunidad con el presupuesto fuera de la zona de peligro, cosa no menor, lo cierto es que ayer los árboles de la política nacional (pero las circunstancias obligan) no permitieron ver con la claridad que se merece un bosque que, en algunos campos, empezando por el forestal (por no hablar de la dependencia, la demografía, el rural o la pesca) está bastante a monte.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Secesionismo en el Parlamento gallego