Las posverdades de los independentistas catalanes


La palabra del 2016 aspira a mantener su reinado en el 2017. Y esta vez no son los fervorosos partidarios de Trump ni los adalides del brexit los que pueden consolidar en su trono populista a ese neologismo llamado posverdad. Hay que mirar más cerca, a Cataluña y a las redes sociales patrias. Los análisis sosegados y con perspectiva sobre el desafío secesionista no son trending topic. Sí llamar fachas a los que respetan la legalidad, dicen las cosas como son y no creen que el fin justifica los medios.

Joan Coscubiela, hoy portavoz de Catalunya Sí que es Pot, antiguo diputado por Iniciativa per Catalunya-Verds y exlíder de Comisiones Obreras en Cataluña, se ha distinguido en el Parlament los últimos dos días por sus críticas a la «bucanera», ilegal, irreal e irrazonable ley del referendo aprobada por los independentistas. Y ha sido vilipendiado.

Cuando el corazón, la ideología y las entrañas mandan sobre la cabeza y la sensatez, Twitter y Facebook se transforman en atrabiliarios patios de vecinos . Sorprende que ciudadanos informados, demócratas convencidos, renieguen de la ley y del Estado de Derecho y prefieran creerse cuentos chinos. Como el que dice que los catalanes están oprimidos y reprimidos o aquel que reza que con poner urnas ya hay democracia. Franco hizo referendos. Y en el Nodo había mucha posverdad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Las posverdades de los independentistas catalanes