Estupor, vídeos y catalanofobia


El yihadismo golpeó con crueldad el corazón de Barcelona. Y provocó una sacudida informativa en la que las redacciones de los medios exhibieron músculo y se lanzaron a la aventura de intentar poner orden informativo en el reino de la confusión.

En Twitter reinaron la indignación y el estupor, pero también asomó la catalanofobia y, una vez más, la masa enfurecida dio muchas lecciones de periodismo. Curiosa contradicción, muchos se ponen estupendos y autoritarios para decirles a los redactores cómo tienen que contar lo que está pasando, pero a la vez no se cortan un pelo a la hora de compartir en WhatsApp vídeos que supuestamente ha grabado algún conocido, paisano, camarero o mosso desde «primera línea». Todos eran los mismos. Y contenían imágenes sensibles. ¿Escándalo?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Estupor, vídeos y catalanofobia