AP-9: cuerpo a tierra


Afirmaba Pío Cabanillas: «Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros». Imagino que en el PP de aquí recordarán a aquel político, astuto y gallego. El escrito que ayer conocimos sobre la AP-9 justifica la preocupación de los populares. Resulta que no se va a traspasar la AP-9, tal como pidió por unanimidad nuestro Parlamento. Los detalles los cuenta pormenorizadamente La Voz. A mí solo me queda el comentario y la estupefacción. Porque el sentido común, que nos ahorra dineros y nos soluciona quebrantos, reside en lo que apoyaron los grupos políticos que nos representan en O Hórreo. El sentido común dicta que son muchos años los pasados, y muchos los que quedan, para seguir con una de nuestras principales vías de comunicación enajenada. En Madrid, donde todos los trucos de chistera son posibles (¡hasta vender el Popular por un euro!), no tienen magia para cumplir el deseo gallego. Avalado, por cierto, por el único político con mayoría absoluta autonómica que tiene el partido: Núñez Feijoo. El más valorado. Y, probablemente, el mismo que volvería a arrasar en las urnas si fuesen mañana las elecciones. Tal gracia no acontecerá en Madrid. El PP estatal, con la Moncloa a la cabeza, se desangra a borbotones. Y todo porque no cumple el precepto básico: mantener su grupo de votantes fieles. Un ejemplo: la derecha tiene como principio fundacional la bajada de impuestos. Curiosamente, el ministro que más ha subido los impuestos en la historia democrática ha sido Montoro. Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos

AP-9: cuerpo a tierra