El perfil bueno de Julio Iglesias


Nadie que no haya conocido a Julio Iglesias en persona ha podido ver su perfil izquierdo. El cantante lleva toda su vida ofreciendo a las cámaras el lado de su cara que mejor sale en la foto y construyendo su personaje por el carril trazado. Por eso rechazó visitar el programa de Bertín, donde asegura haber visto a muchos tambalearse y hacer demasiadas concesiones. Tampoco aceptó ir a El hormiguero, aunque Motos le habría cedido con gusto su silla, como ya hizo con su exmujer, para que mostrara la vertiente derecha de sus relieves.

El artista renunció a una audiencia millonaria para asomarse desde un balcón de la ría de Vigo a Land Rober Tunai Show, que ha logrado su mejor temporada combinando a los clásicos del humor con la retranca y consiguiendo que los famosos entren en un juego que incluye reírse de sí mismos. No fue el caso del cantante, parapetado en sus tópicos de la morriña, la galleguidad y el amor a las gentes, pero a salvo de los memorables sketches de Roberto Vilar, Touriñán y Eva Iglesias, que dan al espacio su razón de ser. Con Julio Iglesias Land Rober cedió cuota de gamberrismo a la reverencia y el asombro de haber conseguido entrevistar a un tótem de la música después de muchos intentos. Así batió su récord histórico, demostrando que es un pequeño gran programa que seguirá picando alto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

El perfil bueno de Julio Iglesias