La misteriosa «carta 45»


Juró. Llegó a su despacho. Se sentó. Como dicta la tradición, en la mesa había una carta. La había escrito su antecesor. Y contenía una bomba. Se había convertido en el hombre más poderoso del planeta y había heredado muchas responsabilidades, pero nadie le había preparado para esto. Hace dos años la NASA había detectado la presencia de alienígenas en el sistema solar. Y la Casa Blanca había tomado medidas secretas y extraordinarias. La más extrema, enviar una nave tripulada y armada al espacio con una misión clara: establecer contacto.

Este es el argumento de la fascinante serie de cómics de ciencia ficción Carta 44. Y esta semana rozó un parecido más que razonable con la realidad. Trump es el presidente 45.º de EE.UU. Sabemos por el magnate que Obama le dejó una «bella misiva, muy bien escrita», pero no conocemos ningún detalle de su contenido. Tal vez en ella le relataba que iba a heredar una sorda, secreta y sofisticada ciberguerra de tres años contra el programa de misiles de Corea del Norte. Y que esa, y no la crisis de los refugiados o la defensa de las fronteras con México, iba a ser su principal preocupación en materia de seguridad internacional. Ahora debe de tomar una decisión de gran calado. Si él actúa y sabotea los lanzamientos de Pyongyang, ¿qué harán los rusos? ¿y qué revelará Wikileaks?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La misteriosa «carta 45»