Un tren a mil kilómetros por hora


Un equipo de más de treinta estudiantes de la Universidad Politécnica de Valencia y emprendedores están poniendo a punto el primer prototipo de un sistema de transporte terrestre de pasajeros y mercancías que alcanzará velocidades de 1.000 km/h (La Voz, 16 de diciembre).

Mientras este equipo busca un futuro más eficaz en el transporte, a los gallegos nos toca lidiar con autoridades y partidos políticos para que los tramos inconclusos del AVE Madrid-Galicia se finalicen de una vez por todas y tengan la categoría de AVE y no de avecilla. Que se pueda circular por ellos a 300 km/h y no a 100 km/h. Que la vía sea doble y no única, como va a ocurrir en el 70 % del tramo Olmedo-Ourense (La Voz, 17 de diciembre).

A las comunidades autónomas con AVE les parece un despilfarro que se invierta dinero en el AVE a Galicia. Otros le echan la culpa a la complicada orografía, cuando la orografía gallega está ahí desde siempre y, por lo tanto, estaba cuando se planificó el AVE a Galicia. No es de recibo que cada año se alargue un año más la solución de los problemas que atenazan la finalización del AVE Madrid-Galicia. Un AVE que tenga prestaciones equivalentes a los demás, mejoradas con las tecnologías actuales.

Los políticos de Galicia deberían hacer una piña para plantear exigencias claras para que el AVE llegue a Galicia cuanto antes. De otro modo, corremos el riesgo de que, cuando llegue, ya habrá trenes que circulan a 1.000 km/h.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

Un tren a mil kilómetros por hora