Grandiosas ideas: «Fertility day»


Italia es formidable. Sigue siendo un gran país a pesar de sus ministros. La última prueba la tenemos en su ministra de Sanidad, que ha descubierto la solución al grave problema demográfico: el día de la fertilidad (Fertility day, así en italiano original). No voy a dar la plasta con la diferenciación entre fertilidad y fecundidad, ya que el español es un idioma más sutil que el inglés italianizado, pero la intención de la ministra es la que no dice: que procreen. Esta brillante idea ha llegado hasta al New York Times, donde el pitorreo es mayúsculo. Sobre todo por los anuncios de la campaña, del tipo «La belleza no tiene límite de edad. La fertilidad, sí» (¿!). Pero el que a mí me epata es el pensado para los mozos: «No dejes que tu esperma se esfume».

Qué cosas. Italia cree estar mal en fecundidad con 1,3 niños por pareja, cuando Galicia lleva desde 1989 por debajo. Incluso los daneses están preocupados por lo suyo, con 1,7, una décima superior a la ínfima media UE. Tan contritos están los daneses que hasta dudan de su virilidad, y la filial local de Opel (www.opel.dk ) los atribula con una campaña que anuncia calzoncillos mejor diseñados para alojar? eso, de modo que sean lo suficientemente hombres para tomar decisiones maduras y comprar un coche. No saben los creativos daneses que mientras que la calidad de su semen ha caído de 113 millones de espermatozoides por mililitro a 66 en solo medio siglo, los gallegos atesoramos los mejores de España y, por extensión, de Europa (91 millones por mililitro). No digo más.

Habría que transmitir urgentemente esta información a Roma. O no. Nunca se sabe. Pegada a la sede de la Presidenza del Consiglio del Ministri me encontré hace unos días a unos señores con un acento muy familiar montando una tienda de Oysho. Ya saben qué vende Oysho y para qué sirve, además de para lo evidente. Claro que la ministra inventora del Fertility day igual piensa que, para lo que les valen a los gallegos tantos millones de espermatozoides, igual son más eficientes los penosos daneses, que creen estar mal, pero que van tirando en lo que a fecundidad se refiere.

Dicen en el New York Times que Italia no se da cuenta de que su único sistema de conciliación efectivo son los abuelos, y que eso llega hasta donde llega en una sociedad extremadamente envejecida, no pudiendo copiar modelos como los escandinavos, por haber malgastado el erario durante décadas. Y, por otro lado, resulta que cada vez tendrá menos espaldas jóvenes para cargar con ese fardo, ya que en el último año nacieron menos italianos que en cualquier otro desde la unificación de 1861. Pero, ¿por qué se preocuparán? Que hagan como nosotros. Pon outra de pulpo. Pulpo en vernáculo galaico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Grandiosas ideas: «Fertility day»