Contracultura


Me parece que a la gente hay que dejarla en paz y, si quieren llamarle Lobo al niño, que se lo llamen, que para eso es suyo, y por lo visto tal nombre «no confunde el sexo, es bonito y no atenta contra la dignidad del menor». Gato y Tigre también cumplirían las condiciones. Sabandija, sin embargo, incumple las tres, al igual que Tarántula. Bueno, al menos dos, porque siempre habrá quién los considere eufónicos. A mí Lobo, que ya era apellido, me parece muy adecuado para estos tiempos. Con los años, al chaval le llamarán señor Lobo, como al de Pulp Fiction. O quizá devenga en otro Lobo de Wall Street o en el lobo de los Stark como en Juego de Tronos. Ojo, porque probablemente el próximo nombre polémico sea Dragón, ahora que los dragones son buenos, después de siglos de infamia y asimilación con el diablo. Que esa es otra: también está de moda, y cualquier día se registra un bebé con el nombre de Satanás o Lucifer. Nerón, hasta ahora injustamente reservado para perros, debería recuperarse para humanos.

El problema lo puede tener el chaval cuando en primaria, como cantaba Paco Ibáñez, lo maltraten los corderos: ¡que viene el lobo! Pero, salvo que quiera dedicarse al espectáculo, ya cambiará de nombre como han hecho tantos y tantas artistas: ¿qué hubiera sido de Paco de Lucía si hubiera mantenido su Paco Sánchez original?

Esperemos, en cualquier caso, que el niño no salga al lobo de Hobbes, y sea muy feliz y haga muy felices a sus padres y a todos, aunque no se le pueda pedir que no sea un Lobo para el hombre. Mejor es llamarle Lobo al niño que US Navy: parece más primitivo, pero también más natural. Y habiendo un san León, ¿por qué privarnos de un futuro san Lobo?

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

Contracultura