Cámara alta: cómo caer muy bajo


El Senado era esto. Por sus indemnizaciones lo conoceréis. Menudo ejemplo para las nuevas generaciones: Yo, de mayor, quiero ser senador, sentarme, o no, en el escaño, mirar páginas web de hoteles en el iPad gratis, y pasar por caja. Por ella pasarán 181 patricios, 14 de ellos gallegos, del PP y del PSOE. También los dos de En Marea, que proclaman ser parte de la gente pero, claro, son gente que se va a levantar 8.345,16 euros por no hacer nada. Gente con suerte. Luego vendrán a darnos un mitin sobre el reparto de la riqueza, las injusticias sociales y su fórmula secreta para acabar con tanto latrocinio y tanta desigualdad. Si alguien pensó que los señores de la Cámara alta, refugio entre otros de Rita Barberá, no podían caer tan bajo, aquí tienen el primer desmentido: solo 13 exsenadores, ningún gallego del que poder presumir, rechazó esta compensación por los servicios no prestados. El resto creen que la paga les corresponde en justicia y han corrido a reclamarla. Claro que así anda la justicia: 8.345 euros, más 16 céntimos, por defraudarnos. Dinero fácil. Normal que, perfectamente conocedores de la inutilidad del Senado, lo sigan defendiendo con uñas y dientes.

el enfoque

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos

Cámara alta: cómo caer muy bajo