Reloj antirreloj


De un reciente viaje a Nápoles y a la Costa Amalfitana quería contarles un par de curiosidades. En los relojes normales, exceptuando los de sol y los digitales, hay unas agujas que se mueven en el sentido horario o sentido reloj (a derechas) y señalan la hora, los minutos o los segundos sobre una esfera inmóvil. Pues bien, en el teatro de la ópera de Nápoles, en la parte que está encima del escenario, hay un curioso reloj. Una figura alada tiene un dedo extendido que señala la escala de un reloj, de la cual solo se ve una parte. El dedo, equivalente a una aguja de reloj, está fijo. Para indicar la hora se mueve la esfera del reloj, que gira, lógicamente, en sentido antihorario o sentido antirreloj (a izquierdas). Es la primera vez que veo un reloj en el que se mueve la esfera y la aguja permanece en reposo. Otro caso singular es el movimiento de las barcas en la cueva de Pertosa, en Campania, al sur de Italia. El barquero (cablero) va de pie sobre la barca y hace fuerza sobre un cable de acero tenso, sujeto en los extremos del pequeño lago. Con manos enguantadas, tira hacia sí y la barca se desplaza en sentido contrario y avanza en su recorrido por el lago.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Reloj antirreloj