Galicia cumple mejor que nadie

Fernando Salgado
Fernando Salgado LA QUILLA

OPINIÓN

26 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

España incumplió el objetivo de déficit público señalado para el 2015 y el ministro Montoro echó las culpas a las comunidades autónomas. Solo tres -Galicia, País Vasco y Canarias- hicieron los deberes prescritos. Y eso permitió al presidente de la Xunta de Galicia sacar pecho y exhibirse como el alumno más aventajado de la clase. Lo que no explicó el mandatario autonómico fue la fórmula para conseguirlo. ¿A base de reducir el gasto improductivo, suntuario o superfluo? ¿Mediante una subida de los tributos propios? Nada de eso. El secreto del éxito estriba en limar más que nadie tres de los pilares que sostienen el Estado del bienestar, cuya gestión corresponde a las comunidades autónomas: la sanidad, la educación y los servicios sociales.

Los datos presupuestarios, a la vista de todos en la web del Ministerio de Hacienda, no me dejarán mentir. En el período 2008-2015, el presupuesto de la comunidad autónoma gallega disminuyó un 8,7 %. Casi mil millones de euros menos, más de la mitad esquilmados de aquellas tres funciones básicas. En esos siete años, el gasto de las demás autonomías, aunque también aplicaron recortes en sanidad y educación, aumentó en 5.420 millones, un 3,6 % de incremento.

Más contundente aún resulta el análisis de lo sucedido en los últimos cuatro años. Entre el 2011, inicio de la era Rajoy, y el año pasado creció ligeramente el gasto autonómico en Galicia, pero se redujo un 5,9 % el gasto en los tres servicios fundamentales que gestiona la Xunta. La dotación del sistema educativo disminuyó un 9,6 %, la del sistema de salud un 2,6 % y la de servicios sociales un 11,3 %. El gasto restante creció en 452 millones, nada menos que un 13,6 %.