Sé fuerte, Soria


Otro cadáver que pasa por delante de Rajoy, que sigue cazando propios y ajenos como si nada. No ha sido el típico y tópico sabotaje mediático y maniático. Una caza de la canallesca de la prensa en webs y papel. Es sencillo. Nadie puede ser ministro y haber tenido empresas en paraísos fiscales. Es Plutarco y es la lógica. Es la ley moral de la mujer del César. No solo tiene que ser honesta... etcétera. El matrimonio del súper ministro Soria con Mariano no podía continuar. No, cuando Rajoy, agazapado todo este tiempo, esperaba su amanecer para sacar las redes con el fin de pescar votos en unas nuevas elecciones. Soria, cada vez que se explicaba, se ahogaba más con su soga. Un enredo de medias verdades y mentiras a medias. Falta el alcalde de Granada. Y sobran todos los que, desde sus cargos, son una carga de corrupción o de paraísos fiscales. No se puede hablar de paraísos fiscales ni en pasado sin sentir vergüenza, encima cuando los ciudadanos están haciendo la declaración de la Renta, sin chistar. La política es, creo, para servir a los demás, no para servirse de los demás. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos

Sé fuerte, Soria