Iglesias, Pascual, Monedero


La manera que ha tenido de sacarse de en medio Pablo Iglesias al exsecretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual, me recuerda a las maneras que utilizó Stalin con Trotski.

Evidentemente sin Ramón Mercader y su célebre piolet de por medio, pero al fin y al cabo de una forma que hoy en día podríamos calificar de poco democrática. «Me molestas en mi camino hacia el poder omnímodo, y te quito de en medio», podría ser el mensaje.

Esas son las maneras de quien, tras un frágil disfraz de demócrata, ostenta la condición de férreo leninista.

Y habrá que pensar que si actúa así cuando es el líder de la tercera fuerza política del país, imagínense lo que sería de nosotros si algún día llegase a ser vicepresidente de España.

Su totalitarismo y resentimiento contra todos aquellos que no piensan como él emergerían, y los españoles, que solo deseamos trabajar y vivir en paz, tendríamos que empezar a concienciarnos que no es recomendable opinar en contra del caudillo Pablo Iglesias, no vaya a ser que terminemos encarcelados, como le sucedió al opositor venezolano Leopoldo López.

Mientras, sucede lo que por otra parte era de esperar. Juan Carlos Monedero, exdirigente y cofundador de Podemos, sigue cortando el bacalao y haciendo las veces de Pepito Grillo de la formación morada.

En este sentido también es importante recordar que Monedero no se fue de motu proprio. Se tuvo que ir por verse cuestionada su actitud ética para con el fisco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
82 votos

Iglesias, Pascual, Monedero