Contra Trump


Hace unos años fui arrastrado por el afecto a una reunión de la que nada sabía, salvo que se trataba de negocios. Se desarrolló en la sala de un hotel y, pasados pocos minutos, comprendí que aquello tenía pinta de estafa piramidal. Había una docena de incautos, todos en el paro o en sus aledaños, todos con problemas que iban contando en voz alta. Algo sencillamente sórdido que aguanté, insisto, por mero afecto hasta que no pude más y aduje una excusa para escaparme sin ofender. No sabía si aquello debería ser investigado o denunciado, y lo dejé estar por miedo a herir sin necesidad. La sorpresa mayor de aquella puesta en escena había consistido en un vídeo en el que salía Donald Trump recomendando el sospechoso negocio.

No tenía por entonces buena opinión de Trump, cuyo apellido se puede traducir como naipe de triunfo en los juegos de cartas, pero también como ventosidad, por decirlo finamente. Con todo, me extrañó que se prestara a una cosa así. Después miré un poco su historial como empresario y hasta me pareció plausible que alentara además aquella probable estafa.

Ahora no puedo creer que el Partido Republicano le haya dejado competir por la presidencia al amparo de sus siglas: pensaron que nunca llegaría a nada y hoy, si lo echan, se arriesgan a que se presente como independiente. Tampoco entiendo que los medios lo hayan engrandecido a base de darle caña y cancha, como hacen aquí con Podemos. Pero sobre todo, me asusta que haya tantísima gente que se sienta representada por él. Y no es la gente del dinero, que esa ha apostado muy claramente por otros, sino la común, la que ya solo consume para vivir y vive para consumir. También vídeos y tuits. Y se queja.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

Contra Trump