Dónde hay que firmar


El contexto. Cuando una imagen se saca de contexto puede significar cualquier cosa. No, necesariamente, un acuerdo de legislatura, como el firmado ayer entre Pedro Sánchez y Albert Rivera: uno, apretando los labios; el otro, descansando el reloj sobre la mesa. Ambos concentrados en la firma, o en la suma insuficiente (solo 130 de 350). En estas hojas está la base, dijo Rivera, para una segunda transición. El catálogo de reformas que necesita España, subrayó Sánchez. ¿Y si estos folios estuvieran en blanco? ¿Y si habiendo lo que dicen que hay, no hay interés alguno en que se cumpla? Ya se sabe que aquí los acuerdos y promesas están para la papelera. En El resplandor un aspirante a escritor de éxito teclea compulsivamente. Al final descubrimos que ha escrito un refrán repetido mil veces. En la versión doblada: «No por mucho madrugar amanece más temprano». En el haber de estos dos firmantes queda el intento, puede que impostado, seguramente estéril, de que amanezca. En la foto no sale Pablo Iglesias, que está cerca de convertirse en el primer vicepresidente no nato de la historia. Tendría que haber visto la versión en castellano de la película de Kubrick: no por mucho madrugar amanece más temprano.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos

Dónde hay que firmar