Precioso abrigo de pieles


Casi la primera decisión del autoproclamado vicepresidente (in pectore) fue elogiar el «precioso abrigo de pieles que trae usted». El comentario iba dirigido a una periodista, después de un presuntamente cortés y machacón «gracias por su pregunta», que en el caso que nos interesa también podría querer decir -el contexto es ley- «su pregunta no me ha hecho nada de gracia, o sea que antes de contestar voy a intentar humillarla un poco». Como si fuera un crimen llevar abrigo, de pieles o no. Eso, si entendemos que Pablo Iglesias reaccionó con urticaria verbal a la expresión con la que la periodista adornó su pregunta (coalición de perdedores). Quería saber esta la impresión de Iglesias sobre cierto temor en Europa a una entente del PSOE con Podemos e IU, partidos que, en efecto, no ganaron las elecciones. Puede que a él le molestara el comentario. Coalición de perdedores. O puede que no. A lo mejor es que al autoproclamado vicepresidente (in pectore) le deslumbró de tal manera el abrigo que, tras situarse ante el atril, no pudo reprimirse. Ahí lo tienen: «Precioso abrigo de pieles que trae usted». De esto a crear un Ministerio de Taxidermia hay un paso. Cosas más exóticas propuso Iglesias ayer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
46 votos

Precioso abrigo de pieles