Ni menina, ni operación, solo Rajoy bis

Fernando Ónega
Fernando Ónega DESDE LA CORTE

OPINIÓN

08 dic 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

No existe menina ni Operación Menina. La menina del discurso político de estos días es Soraya Sáenz de Santamaría y tiene toda la razón para irritarse con el apelativo: una menina es una niña noble al servicio de la reina o del personal de palacio, y Soraya no es eso ni por su trabajo ni por su condición social. No creo que Pablo Iglesias haya querido ofenderla deliberadamente, pero no le sobraría una disculpa. Y no existe Operación Menina, porque ni a Rajoy se le ha pasado por la cabeza promoverla a presidenta ni ningún partido parece en condiciones de tener después de las elecciones tanta fuerza como para obligar al PP a efectuar ese recambio como pura humillación de Rajoy. El día que Iglesias tuvo esa ocurrencia no fue el día más afortunado de su creatividad política. Los tuvo (y espero que los siga teniendo) mucho mejores.

Lo que le ocurre a Soraya Sáenz de Santamaría es que su líder, Mariano Rajoy, lleva unos cuantos años trabajando con ella y la encuentra leal, eficaz, segura de sus actos y convicciones y apreciada por la sociedad. El presidente siente por ella el mismo afecto y aprecio que por Ana Pastor y Alberto Núñez Feijoo, con la diferencia de que Soraya estuvo más a su lado, se le puede aplicar el principio de que «el roce crea el cariño» y su función no es ocuparse de la obra pública ni gobernar una comunidad autónoma, sino estar a disposición del presidente. Y el presidente tiene una confianza ciega en sus capacidades: coordinó bien al Gobierno, fue marianista a tope en el Congreso, supo explicar lo inexplicable y puso la cara más amable del Consejo de Ministros. 

Que yo recuerde, ningún otro portavoz de Gobierno de toda la democracia se mantuvo en su puesto durante la legislatura completa. Tampoco hubo candidatos (si hubo alguno, le pido disculpas por la desmemoria) que hayan compartido con el presidente la cartelería electoral. Y es insólito lo visto anoche: la número dos acudió al debate de A3Media en representación del número uno y al mismo nivel que los demás participantes. Sumados estos factores, Soraya Sáenz de Santamaría ya es una especie de Rajoy bis. No se necesita ninguna operación para ponerla en la senda que lleva al máximo nivel en el PP o en el Gobierno.